jueves, 9 de marzo de 2017

Los peligros del colecho


Hoy quiero contaros algo sobre el colecho. Los que lo practicáis sabéis que es muy gratificante, pero tiene algunos peligros que conviene tener en cuente antes de empezar.

 Aunque sucede pocas veces, es conveniente tener en cuenta el refrán "quien con niños se acuesta...", porque a veces, pocas con los pañales de hoy en día, pero a veces se sale el pis y se moja todo lo que este cerca.

A esto hay que sumarle los codazos, rodillazos, patadas. Tener que dormir de lado en el borde de la cama con los pies clavados en los riñones, la mano, el pie en la cara, etc. Que no parecen peligrosos, pero para los cuerpos cascados puede convertirse en tortícolis, dolor de espalda, lumbago, etc.

Pero ahora, además de los ya más o menos conocidos se suma el KO al estilo street fighter, como pudo comprobar mamacangreja el pasado sábado por la noche.

Serían las dos de la madrugada y mientras yo estaba trabajando jugando a la PLAY, oí a mamacangreja dar un grito. Al poco salió de la habitación y se fue al baño para mojarse la cara con agua fría, mientras me contaba como bebécangrejo le había dado un cabezazo en la nariz.

Cuando estuve a su lado empezó a decir que se mareaba, supuse que era del dolor, pero cuando vi que se quedaba totalmente blanca la cogí. Acto seguido, se desmayo. La perdida de conciencia fue breve, los pocos segundos que tarde en tumbarla en el suelo y levantarle las piernas.

Enseguida abrió los ojos, contrariada durante unos instantes sin saber que hacía en el suelo. Tardó un ratito en volver a la normalidad relativa, pero afortunadamente sólo fue un susto.

Ahora estamos pensando en comprarnos unos cascos de fútbol americano a  algo así, para evitar que vuelva a pasar. Eso sí, hemos establecido protocolos para cogerlo por la noche sin riesgos para nuestra integridad física.

¿os ha pasado algo parecido alguna vez? ¿Qué ha sido lo peor que os ha pasado practicando colecho?

11 comentarios:

  1. OMG! pues sí que tiene sus peligros, aunque supongo que habrá sido una cosa puntual. Menos mal que la cosa quedó en un susto y ya está.
    A mí me pasa eso muchas veces y el colecho se acaba ipso facto.
    Bueno en realidad es hablar por hablar, mientras las ventajas sean superiores al peligro supongo que valdrá la pena hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Jamás lo practiqué, necesitaba dormir mis horas y con ella al lado hubiera resultado imposible.Es más a los tres meses la llevé a su habitación.Y es ahora, con once tacos, que cuando amanece(tiene terminantemente prohibido venir antes) la dejo meterse en mi cama porque ya no se mueve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor, yo ya no tengo cara, soy una ojera con piernas jajaja

      Eliminar
  3. Madre mía... No me había imaginado que fuese un deporte de riesgo eso del colecho. Jajajaja. Un besote y me alegro de que no haya sido nada al final.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí lo hemos rebautizado como coleches jajaja

      Eliminar
  4. Lo de los cascos es para pensárselo jajajaja.
    En mi caso Jaume, aunque nos ha acorralado a las esquinas siempre , lo he disfrutado mucho. Lo hecho de menos, pero llego un día en que simplemente el quería su espacio. Yo lo volvería a repetir ,cada niño es un mundo.

    ResponderEliminar
  5. Lo de los cascos es para pensárselo jajajaja.
    En mi caso Jaume, aunque nos ha acorralado a las esquinas siempre , lo he disfrutado mucho. Lo hecho de menos, pero llego un día en que simplemente el quería su espacio. Yo lo volvería a repetir ,cada niño es un mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arrinconado siempre jajajaja eso decimos nosotros, pero necesito dormir jajajaja

      Eliminar
  6. Ostras!!! Pobre mamá cangreja. A mí sólo me dieron (y me siguen dando) muchos golpes tontos y dolorosos, pero sin llegar a esos extremos. Recuerdo que una vez Daniel me hinchó un ojo sin querer y luego la gente miraba mal al inocente de Raúl.

    ResponderEliminar

Pinzadas